Los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS)

Posted in Particulares

Las PIAS, entraron en vigor el 1 de enero de 2007 con la Ley 35/2006, de 28 de noviembre de 2006, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, son Seguros Individuales de Vida en los que el tomador, asegurado y beneficiario debe ser el propio contribuyente.

Se trata de una formula de ahorro sistemático que tiene por finalidad constituir, con los recursos aportados en un mínimo de 10 años, una renta vitalicia asegurada

Su atractivo se encuentra en la exención de la rentabilidad acumulada durante la vida de los PIAS (recordar mínimo 10 años), siempre que se perciban  en forma de rentas vitalicias aseguradas.

Las aportaciones, no dan derecho a la reducción en la base imponible, y tienen como límite  máximo anual 8.000 euros en concepto de primas, independiente del límite máximo de las aportaciones a los sistemas de previsión social deducibles en la base imponible del impuesto

El importe de las primas acumuladas en el contrato no podrá superar la cuantía de 240.000 euros por cada contribuyente.

A diferencia de los Planes de Pensiones los PIAS tiene liquidez. La disposición total o parcial de los derechos acumulados antes de la constitución de la renta vitalicia determinará que el mismo tribute como un seguro de vida individual, es decir si no se percibe en forma de renta sino de capital:

Coste fiscal = 18% x (Prestación – Primas satisfechas)

Se considera que la cantidad recuperada corresponde a las primas satisfechas en primer lugar incluida su correspondiente rentabilidad, criterio FIFO.

El rescate total o parcial de la renta vitalicia una vez constituida, determinará la obligación de tributar por la renta acumulada durante la vida del contrato que se consideró exenta en el año en que se constituyó la renta vitalicia.

En el momento de la constitución de la renta vitalicia, la primera prima deberá tener una antigüedad de, al menos, diez años.

En el condicionado de la póliza se especificará que se trata de un plan de ahorro sistemático.

De la renta vitalicia que se perciba, el porcentaje que se considera renta, según la edad del rentista en el momento de su constitución, es el establecido para las rentas vitalicias inmediatas. Dicha renta no está exenta

Edad de Constitución       %

Menos de 40 años           40%

Entre 40 y 49 años           35%

Entre 50 y 59 años           28%

Entre 60 y 65 años           24%

Entre 66 y 69 años           20%

70 años o más                   8%

Se permite transformar determinados contratos de seguro de vida, formalizados con anterioridad al 1 de enero de 2007, y siempre que el contratante, asegurado y beneficiarios sea el propio contribuyente, en PIAS con aplicación de su régimen especial favorable. Los requisitos son:

a)      Que el límite máximo anual satisfecho en concepto de primas durante los años de vigencia del contrato de seguro no haya superado los 8.000 euros, y el importe total de las primas acumuladas no haya superado la cuantía de 240.000 euros por contribuyente.

b)      Que hubieran transcurrido más de diez años desde la fecha de pago de la primera prima.

En el momento de la transformación se hará constar de forma expresa y destacada en el condicionando del contrato que se trata de un plan individual de ahorro sistemático regulado en la disposición adicional tercera de la ley.

Una vez realizada la transformación, en el caso de anticipación, total o parcial, de los derechos económicos derivados de la renta vitalicia constituida, el contribuyente deberá integrar en el período impositivo en el que se produzca la anticipación, la renta que estuvo exenta, sin que resulte aplicable la disposición transitoria decimotercera, que en su letra a) regula las compensaciones fiscales para los contribuyentes que perciban un capital diferido de un contrato de seguro de vida.

No podrán transformarse en planes individuales de ahorro sistemático los seguros colectivos que instrumenten compromisos por pensiones, ni los instrumentos de previsión social que reducen la base imponible.